En el marco del Día Mundial del ACV, que se celebró el 29 de octubre, ALPI acerca tips sobre sus síntomas y sugerencias para su prevención.

Es fundamental instruir  y  capacitar  a  la  población  sobre  el reconocimiento  temprano  de  los  signos  clínicos  del  ACV  y  la  búsqueda  inmediata  de  atención  médica,  ya  que,  de  esta  manera,  se  pueden  reducir  las  posibilidades  de  muerte  y  discapacidad de forma considerable.

 

Síntomas que se deben tener en cuenta:

1) ASIMETRIA  FACIAL:  se  pierde  la  simetría  de  la  sonrisa  en  la  cara  (“parece  torcida”)

2) TRASTORNOS  EN  EL  HABLA  O  CUANDO LA PERSONA NO COMPRENDE LO QUE SE LE DICE.

3) BRAZO  CAIDO: debilidad  en  un  brazo,  que  puede  acompañarse  o  no  de  debilidad  en  la  pierna  del  mismo  lado.

4) DOLOR  DE  CABEZA: de  gran  intensidad.

5) PÉRDIDA  DE  LA  VISIÓN  O  VISIÓN  BORROSA.

6)  DIFICULTAD  PARA  COORDINAR  LOS  MOVIMIENTOS,  CAÍDAS  O  DIFICULTAD  PARA    CAMINAR.

7) MAREOS  O  VÉRTIGO

 

Un ACV afecta a casi  al  30 % de  las  personas  mayores  de  65  años  y  el  riesgo  de  padecerlo  se  duplica  en  cada  década  a  partir  de  los  65  años.  También  puede  ocurrir  en  personas  jóvenes  con  factores  de  riesgo.  En  los  mayores  de  65  años,  el  20 % de las personas  es  dependiente  de  terceros  en  sus  actividades  diarias  hasta  los  6  meses  y  el  46 %  tienen  déficit  cognitivo. Por  lo  tanto,  un  episodio  de  ACV  no  solo  cambia  la  vida  de  la  persona  que  la  padece,  sino  también la de  toda  su  familia  y  amigos.

 

Factores de riesgo controlables o modificables (estos explican el 90% del riesgo de presentarlo):

1) PRESIÓN  ARTERIAL: juega  un  rol  crucial.  En  el  ACV Hemorrágico,  se  encuentra  en  el  85%  de  los  pacientes  y  en  alrededor  del  50 %  de  los  isquémicos.

2) DIETA  SALUDABLE:  aumentar el consumo  de  verduras, frutas  y  productos  lácteos  bajos  en  grasa  y  grasa  saturada  reducida;  evitar el consumo  excesivo  de  sal  y  la  baja  ingesta  de  potasio  para  disminuir la presión  arterial.

3) CONSUMO  DE  ALCOHOL: de  manera  leve  a  moderada.

4)  NO  FUMAR: Es un factor potente de  riesgo  de  ACV  Isquémico  (lo duplica),  mientras  que  dicho  riesgo  aumenta  de  2  a  4  veces  para  el  ACV  Hemorrágico.

5) ACTIVIDAD  FÍSICA: se  recomienda  150  minutos  por  semana  de  intensidad  moderada (por  ejemplo,  una  caminata  rápida)  o  75  minutos  por  semana  de  actividad  aeróbica  de  intensidad  vigorosa (por  ejemplo,  correr)  o  una  combinación  equivalente.  ¡Siempre  es  mejor  realizar  cualquier  tipo  de  actividad  física  que  ninguna!.

6) USO  DE  ANTICONCEPTIVOS  ORALES.

7) DIABETES  MELLITUS:  es un factor de riesgo independiente de ACV, duplica  el  riesgo con  una  mortalidad  del  20 %.

8)  OBESIDAD (índice  de  masa  corporal: Peso / Talla 2 > 30 kg / m2 ).  OBESIDAD  MÓRBIDA  (IMC > 40 kg / m2). SOBREPESO (IMC entre 25 a 29 kg / m2). Los  hombres  que  presentan  una  circunferencia  de  cintura > 102 cm  y  las  mujeres  con  una  circunferencia  de  cintura >  88 cm,  están  clasificados  como  obesos  abdominales.

 

Factores de riesgo no modificables:

1) EDAD.

2) GÉNERO: los  hombres  son  más  propensos a  tener  un ACV.

3) HERENCIA: tendencia  familiar.

4) ANTECEDENTES  PERSONALES: aquellos  que  ya  tuvieron  un  ACV,  presentan  un  mayor  peligro  de  volver  a  presentar  otro  episodio.

5) ARRITMIAS: la  presencia  de fibrilación auricular, aun  en  ausencia  de  enfermedad valvular  cardíaca,  se  asocia  con  un  aumento  de  riesgo  de  padecer  un  ACV  Isquémico  de  4 a 5 veces.

6) CARDIOPATÍAS.

Una vez que se tuvo un ACV se  debe  focalizar  el  tratamiento  para  lograr  la  mayor  independencia  posible. La recuperación y la rehabilitación deben iniciarse  cuanto  antes, es  decir,  se debe volver  a  habilitar  la  función… RE  APRENDER…  para alcanzar  nuevamente   la  reinserción  familiar  y  social.


Compartir:
CLOSE
CLOSE