Guido Schammas (70) festejó su cumpleaños de forma diferente. En su fiesta no recibió regalos, sino que puso una urna para que sus invitados depositaran dinero. Y lo recaudado lo donó a ALPI. “Ayuden todo lo que puedan y festejen su cumpleaños con una urna” es la frase que él usa para contagiar su espíritu solidario. Guido tiene locales de informática en Galerías Jardín y conoció a ALPI hace muchos años, cuando la polio había afectado a un amigo suyo. Después de un tiempo, su prima tuvo un accidente de auto y también se rehabilitó en la entidad. “Siempre que pasaba por la sede de Soler me daba cosa”, admite. Desde que cumplió 60 sus amigos saben que los regalos no existen; pero sí los sobres anónimos cuyo destino es hacer el bien. “No tiene que ver con lo religioso; hay que dar para recibir y yo quiero recibir bienestar”, reconoce. Según relata, Jorge Bucay dice que las personas dan respuestas diferentes a la pregunta: ¿Para qué creés que estás en el mundo? Para Guido algunos buscan el poder, otros trascender y otros una misión. “Mi misión es ayudar”, asegura feliz. Algunos de sus amigos replicaron su acción; gracias a él su mensaje se contagia y se viraliza.


Compartir:
CLOSE
CLOSE