La importancia de incorporar la elongación a nuestra rutina

Cuarentena: La importancia de incorporar la elongación a nuestra rutina

Por Denise Cramer, Licenciada en kinesiología y fisiatría MN 14609.

Cuando hablamos de elongación, se nos viene a la mente el estiramiento posterior a realizar una actividad física, y aunque esto sea correcto, también es posible obtener grandes beneficios al elongar desde casa sin realizar una actividad física previa con el fin de evitar dolores y acortamientos musculares.

Al decir elongación, nos referimos a estirar, flexibilizar y así relajar nuestro cuerpo. En estos tiempos de quedarnos en casa, estamos atravesando, a causa de la cuarentena, un encierro prolongando que implica reducción de la movilidad y horas frente a la computadora trabajando bajo modalidad de home office. Por lo tanto, es recomendable y necesario activar mecanismos que mantengan a nuestro cuerpo en forma como la actividad física en casa, pero también es importante sumar ejercicios de elongación. De esta forma podemos ayudarnos a nosotros mismos a obtener una armonía muscular.

Realizar esta actividad de elongación e incorporarla a nuestra rutina hace que podamos mantener un correcto estiramiento de nuestros músculos y así evitar acortamientos, que nos pueden llevar a compensaciones musculares y articulares, que provocan una mala postura. Cuando hablamos de compensaciones musculares nos referimos a desajustes que se ocasionan con el tiempo en nuestras estructuras, a causa de contracturas y acortamientos de las fibras musculares repetidos por las malas posiciones que adaptamos para poder escaparnos del dolor.

Existen grandes beneficios a través de esta actividad que no necesariamente implican realizar una actividad física previa. También nos da la posibilidad de poder realizarla en cualquier momento del día y lugar, estando sentados, parados o acostados. Podemos realizar elongaciones en nuestro hogar o lugar de trabajo de forma tranquila, conscientes y eso nos va a generar bienestar, ayudándonos de esta forma, a sobrellevar el día a día y a conocer un poco más nuestro esquema corporal.

 

Generalmente las zonas de nuestro cuerpo que presentan dolor o contracturas con mayor frecuencia son las cervicales, dorsales (zona escapular) y lumbares.

 

¿Qué consideraciones tenemos que tener al realizar ejercicios de elongación?

Para llevar a cabo una elongación adecuada tenemos que comenzar de forma suave, acompañada de una respiración profunda y constante, mantenerla por un lapso de 6 a 10 segundos y repetirla de 2 a 3 veces por grupo muscular.

Al realizar la elongación tenemos que centrarnos en lo que estamos haciendo y pensar en el sector afectado que queremos estirar. Paulatinamente, vamos a ir conociendo nuestro cuerpo e identificando de qué lado estamos más doloridos, más acortados y con menos movilidad, en comparación con el otro lado. Se pueden realizar una o hasta dos veces por día, de forma correcta y tranquila, y vamos a sentir que estamos más aliviados a medida que pasa el tiempo y que nos conocemos un poco más.

La buena postura y la elongación es algo muy importante para afrontar nuestra vida diaria y lleva a evitar lesiones estructurales a largo plazo. Generalmente, es muy difícil tomar la elongación como hábito o costumbre para nuestra vida diaria pero hay que entender los beneficios a futuro que trae.

 

Las nuevas alternativas en tratamientos kinésicos trabajan la postura del paciente, es por eso que como kinesiólogos siempre recomendamos e insistimos en realizar las elongaciones, intentado que nuestros pacientes lo tomen con conciencia y puedan incorporarlo a su rutina.

 

 

Más información y contacto:

 4821-1200


Compartir:
CLOSE
CLOSE