El control de las infecciones es una parte fundamental en el proceso de rehabilitación de nuestros pacientes. Según comenta Susana Bloch, enfermera en control de infecciones, este tema es de vital importancia por las características de los pacientes que vienen de otros centros de salud para rehabilitarse y pudieron haber tenido contacto con gérmenes. O como indica la experta, que vienen “vulnerados”. Si dan positivo, los pacientes se sitúan en un área de aislamiento para evitar el contagio de otras personas. Dado que en líneas generales el proceso de rehabilitación comprende un tiempo prolongado de internación, el contacto directo entre pacientes, sus familiares y profesionales es habitual y profundo, es por eso que la función del área de infectología es fundamental.

¿Qué se hace para evitar el contagio de infecciones?

  • Cuando el familiar de un paciente se acerca a ALPI con un cuadro respiratorio se le sugiere que evite la visita o se le provee de un barbijo.
  • En el caso de que una visita presente un cuadro infeccioso se recomienda informar al médico inmediatamente.
  • Todas las habitaciones de ALPI cuentan con un dispenser de alcohol en gel y un lavatorio de manos.
  • Además, la institución cuenta con dispensers de alcohol en gel en admisión y demás dependencias.
  • Se recomienda no traer flores o plantas a los pacientes, ya que se puede acumular agua en los floreros (lo cual puede fomentar la aparición del dengue) y en ocasiones el polen de las flores puede provocar una infección.

Recordar: el lavado de manos antes, durante y después de la visita a los pacientes es fundamental. De esa manera se pueden prevenir las infecciones.

 


Compartir:
CLOSE
CLOSE