Taller de reflexión

 

En este contexto tan particular en el que los pacientes internados en nuestra institución no pueden recibir visitas para preservar su salud de posibles contagios de COVID-19, el equipo de Salud Mental desarrolló un espacio de lectura para acompañarse mutuamente. ” Contar es hechizar”, dice Elizabeth  M. Fariña, jefa del equipo de Salud Mental de ALPI. “Alivia, acompaña, repara, estimula. Más que nunca cuando hay dolor, más que nunca ahora en cuarentena cuando los pacientes no pueden ver a sus familiares y eso genera ansiedad y angustia”, explica Fariña.

Con este objetivo se creó este espacio conformado por un grupo de terapeutas y terapistas de los distintos equipos de rehabilitación y la participación de los pacientes. La frecuencia de la esperada reunión es de dos turnos, tres veces por semana. Al respecto la Dra. Fariña señala que: “Este espacio de lectura que necesaria y afortunadamente deriva en reflexión, en intercambio, en empatía, recuerda la historia de cómo el zorro de –El Principito– esperaba el momento del “Encuentro”, ya que ahora todos lo esperamos, lo deseamos. Y así es como nos reunimos en la maravillosa forma de un círculo, donde se construye salud, porque se lee, se escucha, se comparte, se piensa, se dialoga… Se siembra”.

Hasta ahora se han leído cuentos tibetanos y también algunos de Menapace y Cortázar. Se espera a futuro seguir sumando autores que sirvan de disparador para este momento de encuentro, donde se puede observar entre los asistentes cómo se establecen comunión, vínculos y aprendizajes compartidos como así también un camino recorrido juntos. “Cada uno inevitablemente desde lo personal, pero juntos. Juntos que no es lo mismo que forzados a estar juntos, juntos desde una decisión, un propósito y un compromiso. Juntos para crecer como personas y para
atravesar este período construyendo resiliencia.”, reflexiona la responsable del equipo de Salud Mental de ALPI.

Lo que empezó llamándose caseramente “Taller de Lectura” fue bautizado por una paciente internada en ALPI y participante del taller, en esos actos de habla propios del lenguaje que actúan en la realidad, como “T.R.”: “Taller de Reflexión”.

Todos estuvieron de acuerdo con esa ceremonia que instauraba sencilla y ritualísticamente un hito. Todos lo cumplimos en cada encuentro.

Es nuestro espacio y está abierto. Pero lo más importante es a qué nos abre…” finaliza la Dra. Fariña.

 

Más información y contacto:

 4821-1200


Compartir:
CLOSE
CLOSE