El domingo 24 de julio un grupo de jóvenes voluntarios del Centro San Juan de Dios de Hurlingham se acercó a nuestra sede Soler para compartir una tarde con los pacientes y familiares de las personas internadas. También estuvo presente María Cazenave, voluntaria de ALPI, y María Florencia Arigós, coordinadora del grupo de jóvenes de la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe. “Hoy no tengo palabras para describir lo que siento -publicó Cazenave en su cuenta de facebook-. Sólo agradecimiento a la Orden Hospitalaria San Juan De Dios Voluntariado Hurlingham por haber venido a ALPI. Rosa y sus jóvenes nos alegraron la tarde”. 


Compartir:
CLOSE
CLOSE