15 de marzo – Día de la Accesibilidad

En el Día de la Accesibilidad, se busca concientizar y sensibilizar para que toda la sociedad viva con calidad de vida inclusiva y sin discriminación. ¿Una utopía? Instituciones como ALPI, que coincidentemente hoy celebra los 10 años de un programa destinado a generar espacios que fomentan la Inclusión de Personas con Discapacidad, aseguran que un mundo al alcance de todos es posible e invitan a que seamos agentes de cambio.
El día recuerda la fecha en que fue sancionada, en 1994, la Ley 24.314 de Accesibilidad de Personas con Movilidad Reducida. Desde entonces, se amplió el enfoque para promover la accesibilidad para toda la diversidad de personas, con el objetivo de implementar ciudades inclusivas sin barreras ni obstáculos que vulneren los derechos de la ciudadanía.
La accesibilidad real facilita que las personas con discapacidad tengan autonomía. Esto implica la independencia en la toma de decisiones y el control propio según las capacidades concretas y la disponibilidad de cada uno, sin necesidad de ayuda o de la intervención de otra persona.
De acuerdo a lo que manifiesta la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad, los gobiernos deben asegurar el acceso de las personas con discapacidad, en igualdad de condiciones, al entorno físico, el transporte, la información y las comunicaciones.
¿Es una cuestión de actitud? ¿Será cuestión de información? Si los niños practican la inclusión ¿por qué los adultos no?. En busca de respuestas y soluciones, ALPI – Asociación Civil, dedicada a la rehabilitación neuromotriz de pacientes pediátricos y adultos, creó hace diez años el programa ALPI Accesible.
Certificaciones de las empresas J.P. Morgan, Cámara de Diputados, Natura, Grupo Sancor Seguros, ARSAT y EY.
El proyecto de Accesibilidad de ALPI surge para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad motriz o con movilidad reducida. Todo lo recaudado de este proyecto es destinado para el Centro de Internación y Rehabilitación neuromotriz de la entidad.
Actualmente, ALPI ofrece un Certificado de Accesibilidad a aquellas empresas y organizaciones que, de forma voluntaria, asumen un compromiso con la inserción social como parte de su programa de Responsabilidad Social Empresaria (RSE).
La certificación consiste en evaluar distintos aspectos de la accesibilidad de un lugar de interés a través de observaciones y/o recomendaciones pertinentes. Se observa el espacio desde un punto de vista práctico. La evaluación está a cargo de un equipo de evaluadores entre ellos un usuario de silla de ruedas y una Terapista Ocupacional, que son acompañados por un responsable del establecimiento a certificar. Luego de la evaluación, se elabora un informe. Si el resultado es positivo, el lugar de interés recibe el certificado de accesibilidad. Si es negativo, se entrega un informe de evaluación con las sugerencias u observaciones pertinentes con el fin de que sean corregidas y/o revisadas. Estas correcciones pueden ser evaluadas nuevamente en caso de que el lugar de interés lo requiera.
María Inés Podestá, responsable del Área de Accesibilidad de ALPI, afirma que más de 200 espacios han sido certificados a través del proyecto y esto contribuyó a crear nuevos servicios como asesoramiento, capacitaciones, charlas y webinar.
 “La inclusión de personas con discapacidad está en una mejor posición que hace unos años. En niveles de planificación se percibe que la temática de «Inclusión» genera mayor impacto en los distintos sectores tanto profesionales/empresariales, como lo está teniendo la temática de sustentabilidad. La experiencia con ALPI, trabajando con el equipo interdisciplinario de consultoría en Accesibilidad, me permite afirmar que la mayoría de las empresas se acercan interesadas en hacer mejoras edilicias de sus instalaciones sin entender bien hasta dónde realmente estas modificaciones le van a traer ventajas. Luego, al comenzar y profundizar en la temática, van descubriendo nuevos horizontes, la implementación de nuevos sistemas y el crecimiento personal que conlleva entender que las diferencias en muchas situaciones aportan creatividad e innovación” – dice Cristian Baraldo, consultor en Accesibilidad y Diseño Universal para el Proyecto ALPI ACCESIBLE.
Hace poco tiempo atrás el contexto era diferente, culturalmente había situaciones inimaginables que hoy en día se incorporaron para beneficio de un mundo más amigable en la diversidad.

“Acompañar a un familiar usuario de silla de ruedas era toda una odisea, hacer un estudio médico, luego intentar tomar un café chocando las ruedas entre las mesas, baños en primer piso, etc. Sin dudas, algo está cambiando, aunque sigue siendo uno de los temas pendientes a mejorar en las ciudades de toda la región latina” – dice Paula Galmes, jefa de Terapia Ocupacional de ALPI.
Certificaciones de las empresas Dow Argentina, Museo River Plate, Accenture, SAP, Cervecería y Maltería Quilmes y Corteva.
¿Cómo está hoy la Accesibilidad en Argentina?

Las Empresas han tomado la delantera reformando los espacios de oficinas y sectores administrativos, realizando las modificaciones para incorporar personas con discapacidad en sus puestos de trabajo.
También ha habido grandes mejoras en el diseño urbano de veredas y rampas, la implementación del código de edificación para todo lo nuevo que se construye desde 2002 está modificando la forma de conectarse en el casco urbano. En escuelas y espacios educativos hay una mayor conciencia de inclusión pero están faltando las mejoras edilicias que permitan utilizar los espacios con autonomía. En transporte público falta mucho por recorrer, como así también en espacios de teatro, recreación y turismo gastronómico.
¿Oportunidad o «más de lo mismo»?

Se estima que durante el 2022 veremos que gran parte del mercado de productos y servicios vinculados a la Accesibilidad ganan su posicionamiento frente a otros iguales que lo ofrecen sin adaptaciones. Estamos viviendo el crecimiento de la conectividad interna de cada ciudad con veredas y circuitos accesibles, que de a poco y en algunos casos con mucho esfuerzo, van configurando una nueva forma inclusiva de habitar en la que todos podemos aportar valor, siendo protagonistas de aquello que nos gusta hacer.
“¿Querés ser un agente de cambio? –invita Baraldo- Sugiero hacernos las siguientes preguntas entendiendo que esto funciona con dos polos de un mismo tema, tanto las personas con y sin discapacidad: ¿Qué recursos tengo que desarrollar de manera individual para adaptarme mejor al entorno? ¿Cuáles son los obstáculos que deberíamos transformar para no seguir repitiendo modelos caducos? y ¿Cómo hacer que los espacios sean más accesibles?”.
La accesibilidad universal acompaña las diferentes etapas de la vida humana aportando beneficios y nuevas oportunidades que se traducen en ventajas para todas las personas.

¡Celebremos este día por un mundo más accesible!


Equipo de Accesibilidad de ALPI – Asociación Civil

 


Más información y contacto:
☎ 4839-7700 Int. 225
📱 11-2373-6522
📩

 


Compartir: