ALPI

 

ALPI Asociación Civil es una entidad sin fines de lucro que se dedica a la rehabilitación neuromotora de pacientes pediátricos y adultos desde hace más de 70 años.


 

¿Quiénes somos?

Somos una asociación civil sin fines de lucro que se dedica a la rehabilitación neuromotora de pacientes pediátricos y adultos. Nuestra entidad posee un servicio de diagnóstico, tratamiento e investigación de patologías orientadas a la rehabilitación funcional y quirúrgica y un centro de educación terciaria. Estamos comprometidos socialmente para facilitar la atención de las personas que más lo necesitan.

Contamos con un equipo multidisciplinario de más de 150 profesionales que trabajan en Hospital de Día, Internación, Terapia Intensiva, Consultorios Externos y Servicios Especializados (Fisiatría, Terapia Física, Fonoaudiología, Terapia Ocupacional, Psicología, Psicopedagogía, Psiquiatría, Traumatología, Unidad de Mano y Terapias Manuales).

 

Misión y Visión

Misión

Ser un instituto líder en diagnóstico, tratamiento, investigación y docencia de patologías neuroortopédicas orientado a la rehabilitación funcional y quirúrgica de pacientes pediátricos y adultos. Estamos profundamente comprometidos socialmente para facilitar la atención a las personas más necesitadas.

Visión

Ser el centro de rehabilitación de enfermedades neuromotoras referente del país, acompañando nuestra tarea con un espíritu humanístico y solidario que nos permita responder a las necesidades de las personas con menos recursos.

Historia

Desde 1943 En aquel momento, el servicio de Parálisis Infantil del Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez -como otras salas del país- recibía diariamente a chicos que presentaban el cuadro de la Poliomielitis, también conocida como Polio, una enfermedad infecciosa producida por un virus que ataca la médula espinal y provoca atrofia muscular y parálisis.

El doctor Marcelo J. Fitte, médico argentino de gran vocación, fue el instrumento adecuado para luchar contra la enfermedad. Dedicado al ejercicio de la cirugía general, comenzó a perfeccionar sus conocimientos en Francia. De regreso en la Argentina retomó su carrera docente y su labor hospitalaria como subjefe del Servicio de Ortopedia y Cirugía Infantil del Hospital de Niños y, poco después, como jefe de la sección de Radiología Ósea del Instituto de Radiología y Fisioterapia. Durante años realizó una larga y provechosa tarea, estudió los sectores más importantes de la cirugía ortopédica y publicó trabajos científicos sobre tópicos muy variados, especialmente sobre afecciones de la infancia.

Su reconocimiento en cuanto a la desorientación en el tratamiento lo impulsó a buscar más allá de los medios oficiales para luchar contra sus efectos. Investigando las herramientas más eficaces para la rehabilitación física y psíquica de los pacientes. Fitte, era consciente de que, además de atenderlos en su fase aguda, era necesario llevar a cabo una rehabilitación integral centrada en la vida diaria del paciente.

La Polio era una enfermedad costosa, que implicaba sesiones de rehabilitación, intervenciones quirúrgicas y aparatos ortopédicos, representando una disminución de los medios económicos de las familias afectadas. Consecuentemente, Fitte junto con un grupo de señoras involucradas en la causa, comenzaron a trabajar para atender estas necesidades. Y así nació la Asociación de Lucha contra la Parálisis Infantil (ALPI), el 17 de diciembre de 1943, sostenida únicamente con aportes privados.

Gracias a esta unión, ALPI obtuvo colaboración científica de centros especializados del extranjero, especialmente de la National Foundation de EE.UU. Convirtiéndose en una institución ágil, sin trabas burocráticas, con un programa serio de trabajo trazado en el esquema clásico del estudio y la acción.

Los primeros pasos

ALPI trabajó en la sede puesta a disposición por el Presidente de la Forestal S.A., Don Juan Sullivan quien, junto con el equipo de Dr. Fitte, inauguraron el importante sector de “donaciones”. Un nutrido Consejo Honorario de médicos se sumó a la causa, adoptando como lema la frase evangélica ¡Levántate y anda!


Gracias a este patrocinio, se logró:

  • Desarrollar la Sala de Poliomielitis en el Hospital de Niños
  • Realizar los pagos del personal extra
  • Comprar aparatos ortopédicos
  • Formar técnicos para trabajar con el equipo especializado
  • Confeccionar y distribuir miles de volantes con información de prevención y tratamiento
  • Publicar un manual preparado por el Dr. Marcelo Fitte destinado al personal de salud

La expansión

1946 ALPI iba echando raíces en todo el país. Funcionaban activamente las filiales de Santa Fe y Córdoba con sus centros respectivos y comenzaba la filial de Tucumán. Poco a poco se consiguió dotar de equipos profesionales especializados a las 24 entidades que llevan el nombre de ALPI, con las cuales se mantenían vínculos médicos, técnicos y sociales. Así aparecieron ALPI-Jujuy, ALPI-Zona Oeste, ALPI-Rafaela, ALPI-Tres Arroyos, ALPI-Salta y ALPI-Córdoba, entre otros.

Para ese año se recibió la donación del terreno ubicado en la calle Soler 3945 - CABA, para levantar el Instituto “Marcelo J. Fitte”. Hoy, nuestra sede principal.

Acciones para combatir el virus

En la lucha contra la parálisis y para mejorar la calidad de vida de los afectados por el virus, se destacan las siguientes acciones:

  • Asistencia a domicilio
  • Entrega de material para tratamiento y equipos asistenciales
  • Realización y entrega de aparatos ortopédicos
  • Fundación del Servicio de Subcomisión de Transporte, para trasladar pacientes a los servicios hospitalarios
  • Otorgación de becas en cursos y especializaciones para personal de salud en capital y el interior del país (kinesiólogos, médicos cirujanos, psicólogos, asistentes sociales, enfermeras, voluntarios, etc.)
  • Organización de envío a domicilio de maestras para los niños enfermos
  • Creación del Servicio de Rehabilitación y del Departamento de Psicología
  • Formación de la Junta Consultiva de Caballeros
  • Creación del Departamento de Terapia Ocupacional en los institutos de ALPI
  • Importación de elementos norteamericanos, diseñados especialmente para el bienestar del paciente
  • Financiación de diversas investigaciones sobre la terapia precoz de la Poliomielitis
  • Formación de especialistas en Terapia Ocupacional (EE.UU.) para dictar cursos en nuestro país. Además, de financiación de viajes de perfeccionamiento al extranjero

Década del 50

Cuando la epidemia se agudizó y adquirió características graves, ALPI salió al frente con un extraordinario apoyo popular, logrando aumentar la atención a los afectados.
  • Colaboró con personal especializado para asistir en el Hospital de Niños y en Casa Cuna
  • Delegadas y voluntarios hacían guardias permanentes
  • Se trabajó intensamente a domicilio y en todos los lugares asistenciales
  • Se entregaban considerables cantidades de ropa para niños y bebés, aparatos ortopédicos, medicamentos, instrumentos especializados para traqueotomías.
  • Se costeó todo lo necesario para la creación de las salas de pulmotores y después se hizo cargo de su uso y mantenimiento
  • Se entregaban ayudas monetarias que cubrían los gastos de regreso a sus hogares de los pacientes dados de alta
  • La sede central de ALPI sobrepasó el millar de asistidos

 

La vacuna de la esperanza
1955. Se declaró en nuestro país una epidemia que produjo la muerte de 3000 personas, en su mayoría niños. ALPI realizó una labor fundamental para la prevención de la enfermedad anunciando al mundo la eficacia de la vacuna descubierta por el doctor Jonas Salk contra la Poliomielitis que luego fue perfeccionada por el doctor Albert Sabin. A raíz de esta noticia comenzó el trabajo de prevención con el Plan de Vacunación Antipoliomielítica.

ALPI trajo las primeras vacunas y encaró una campaña de vacunación masiva y gratuita en todo el país. Este método después fue puesto en práctica por el Ministerio de Asistencia Social y Salud Pública de la Nación.

La sociedad argentina junto con ALPI logró uno de los mayores éxitos en materia de salud: la erradicación de la enfermedad. Convirtiendo a la Argentina en el primer país libre de Poliomielitis en Latinoamérica.

Así, comenzó el largo camino de la rehabilitación tratando secuelas de más de 7.000 niños con diferentes grados de discapacidad motora, transformándonos desde aquel momento en un referente de la neuro ortopedia infantil y la rehabilitación motora.

ALPI hoy

2004 Se realizaron acciones para mejorar la calidad profesional y el ordenamiento administrativo, para incrementar las posibilidades de becas.

2009 Se firmó un importante acuerdo estratégico con los Jefes de los servicios de Neuro Ortopedia, Neurología y Terapia Intensiva del Hospital de Niños de Buenos Aires, lo que dio comienzo a uno de los proyectos más importantes de ALPI. Además, se realizaron importantes alianzas con otros centros de salud, como fue con el Hospital Fernández y sus servicios de Traumatología y Neurocirugía.

2010 Se incorporó como director médico el reconocido especialista Dr. Lucio Pascual Serra, con más de 42 años de trayectoria en el servicio de Neurología del Hospital Italiano.

2011 Como parte de su crecimiento, seis áreas fueron certificadas con las normas ISO 9001: Cocina, Mantenimiento, Limpieza, Compras, Cobranzas y Recursos Humanos.

2012 Se certificaron en septiembre las siguientes áreas: Atención al Público, Admisión de Pacientes, Gestión Comercial, Relaciones Institucionales, Admisión, Secretaría Médica de Internación, Facturación, Enfermería, Eventos y Desarrollo de Fondos.

2013 ALPI adquiere dos nuevas propiedades en la calle Salguero, esquina Soler 3945, para comenzar el proceso de la construcción.

2014 ALPI inaugura su nueva sede en Av. Corrientes 3934, donde se trasladaron los servicios ambulatorios, Hospital de Día y la Escuela Metropolitana de Altos Estudios(EMAE) .Gracias al traslado de los servicios pudimos comenzar a construir el nuevo Centro Pediátrico.

2015 Se inauguró la sala de Cuidados Intermedios, para recuperación postquirúrgica con siete camas. En la sede principal ubicada en Soler 3945 se está rehaciendo una nueva cocina con una capacidad para abastecer a más de 150 pacientes internados, un área de comedor, vestuarios, así como la reconstrucción del área de Recepción y la Secretaría de Internación.


Comisión Directiva

 

 
<strong>Presidente</strong>

Presidente

Alejandro Allende
<strong>Vicepresidente</strong>

Vicepresidente

María Teresa González Fernández

Dirección Ejecutiva

 

<strong>Director Ejecutivo</strong>

Director Ejecutivo

Dr. Jorge Giana
CLOSE
CLOSE